Prevención cardiovascular

Índice de contenido

  1. Prevención cardiovascular
  2. Dieta cardiosaludable
  3. Sobrepeso y obesidad
  4. Ejercicio físico
  5. Tabaquismo
  6. Colesterol elevado
  7. Hipertensión arterial
  8. Diabetes

Prevencion cardiovascular

¿Qué es la enfermedad cardiovascular? 

El sistema cardiovascular es la estructura que permite que se transporte el oxígeno y nutrientes a todas las células de nuestro cuerpo para que éstas realicen su función. Está formado por el corazón, los vasos sanguíneos (arterias y venas), y la  sangre que circula por ellos. Su adecuado funcionamiento es esencial para que tengamos una buena salud.

La enfermedad cardiovascular Incluye las enfermedades que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Las patologías más importantes de este grupo son:

  • Cardiopatía Isquémica: enfermedad de las arterias que llevan sangre con oxígeno y nutrientes para nutrir al propio músculo cardíaco. Es la afección cardiovascular más frecuente, y supone la causa fundamental de muerte en España.
  • Enfermedades Cerebrovasculares: en este caso, los afectados son los vasos sanguíneos que llevan la sangre al cerebro.
  • Arteriopatía Periférica: enfermedad de las arterias que llevan la sangre a las extremidades, afectando comúnmente a las piernas.

Importancia de la Enfermedad cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) causan alrededor de 17 millones de muertes cada año en todo el mundo. Sólo en el año 2013, fallecieron por causa cardiovascular 117.484 personas en España, es decir, uno de cada tres fallecimientos que se producen en nuestro país. 

Esto coloca a la enfermedad cardiovascular como la primera causa de defunción por encima del cáncer y de las enfermedades respiratorias.

Para hacernos una idea de la magnitud del problema, podemos señalar, por ejemplo, que las enfermedades cardiovasculares matan un 65% más que los accidentes de tráfico.

Según el reciente informe que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre las causas de defunción en nuestro país del año 2014, la enfermedad cardiovascular sigue situándose como la primera causa de muerte representando el 29,66% del total de fallecimientos, lo que la sitúa por encima del cáncer (27,86%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (11,08%). 

¿A qué se debe la enfermedad cardiovascular?

El responsable de la enfermedad cardiovascular es un proceso denominado aterosclerosis.

La aterosclerosis es el término médico que se utiliza para describir la acumulación de ateroma (depósito fundamentalmente de calcio y grasa, normalmente colesterol), en la pared interna de las arterias formando “placas”, que reducen progresivamente el diámetro de la arteria.

ATEROSCLEROSIS

El depósito de grasa en la pared de las arterias puede iniciarse ya desde las primeras décadas de vida. Evoluciona lentamente de forma asintomática (sin producir síntomas) durante años, hasta que aparecen estos cuando la obstrucción arterial es lo suficientemente importante.

Se desconoce la causa exacta de la aterosclerosis, pero, gracias a grandes estudios poblacionales, se han identificado ciertas condiciones que se asocian a un mayor riesgo de desarrollar este proceso. Estas condiciones son conocidas como factores de riesgo cardiovascular, que veremos más adelante.


¿Cómo se manifiesta la enfermedad cardiovascular?

Como hemos mencionado, la aterosclerosis evoluciona durante muchos años de forma “silenciosa”, y característicamente no se diagnostica hasta que se presentan signos y síntomas como consecuencia de que una arteria ya está gravemente estrechada, o incluso bloqueada por la placa de ateroma. Esto provoca disminución en la llegada de oxígeno-nutrientes a los distintos órganos del cuerpo.

Las manifestaciones de la enfermedad aterosclerótica pueden presentarse de dos formas:

  • De una forma crónica, por estrechamiento progresivo de la arteria: habitualmente no se presentan síntomas hasta que la obstrucción supera el 70% del diámetro de la arteria.
  • De forma brusca: las placas de ateroma puede romperse en su superficie. Cuando esto sucede el organismo reacciona del mismo modo que lo hace cuando nos hacemos una herida, es decir, intenta contener la lesión por medio de las plaquetas que se acumulan en ese lugar y forman un coágulo. El problema es que cuando se forma un coágulo dentro de una arteria a menudo conduce a una oclusión de ésta, impidiendo completamente el paso de sangre.

ATEROSCLEROSIS FASES


Aterosclerosis que afecta a las arterias del corazón:

Cuando la obstrucción se produce de forma progresiva y lenta, puede dar lugar a lo que se denomina angina de pecho, caracterizada por episodios de dolor torácico, en general al hacer esfuerzos, debido a que el corazón no recibe suficiente sangre oxigenada. Si nuestra actividad física aumenta, el corazón debe trabajar más fuerte, y, por tanto, necesita más oxígeno que cuando estamos en reposo. Si el grado de obstrucción de la arteria es importante pero no completa, es posible que en reposo no tenga síntomas, pero sí al hacer algún esfuerzo.

Cuando la placa de ateroma se rompe, se forma un trombo dentro de la arteria. La obstrucción súbita y completa da lugar a episodio cardíaco agudo, que se puede manifestar como un infarto de miocardio o, en ocasiones, como muerte súbita.

ATEROSCLEROSIS CORONARIAS


Aterosclerosis que afecta a las arterias del cerebro:

Las manifestaciones clínicas más llamativas se producen cuando la arteria se obstruye bruscamente produciendo lo que se conoce como accidente cerebrovascular (también llamado ictus o trombosis cerebral), con graves secuelas, como puede ser la parálisis de una parte del cuerpo en relación con la zona del cerebro que se quede sin riego sanguíneo. La aterosclerosis de las arterias del cerebro también puede ser causa de demencia, conocida como demencia vascular. La demencia vascular es causada por una serie de pequeños accidentes cerebrovasculares a lo largo de un período de tiempo prolongado; y termina afectando a la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

ATEROSCLEROSIS CEREBRAL


Aterosclerosis que afecta a las arterias de las piernas:

A este nivel, lo más frecuente es que el estrechamiento de la arteria se presente de forma progresiva. La disminución de flujo de sangre provoca dolor y debilidad en las piernas, característicamente cuando el individuo camina o realiza algún esfuerzo. Se denomina claudicación intermitente, y es debido al aumento de las necesidades de los músculos de las piernas con el esfuerzo. Típicamente, al detener la marcha, desaparece el dolor.


Origen del factor de riesgo. Estudio Framingham

En la actualidad, la mayoría de las personas somos conscientes de la existencia de unos determinados hábitos y estilos de vida que se asocian a mayor posibilidad de presentar enfermedad y muerte de origen cardiovascular. Pero esta certeza no siempre se tuvo, por lo que consideramos importante dedicar unas líneas a explicar cómo se descubrió esta asociación.

Debemos remontarnos a mediados del siglo XX. Los sistemas de salud en los países occidentales se percataron de un cambio en las causas de mortalidad. Coincidiendo con las mejoras económicas, los avances científicos, y el aumento de la esperanza de vida, los primeros puestos en las causas de muerte dejaron de ser ocupados por las enfermedades respiratorias y las enfermedades infecciosas-epidémicas (tifus, viruela, escarlatina…), para dejar paso a las muertes por infartos de miocardio y enfermedad vascular cerebral (ictus o accidente cerebrovascular).

Tal era la preocupación por esta nueva epidemia, de origen hasta entonces desconocido, que, en 1948, el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos se embarcó en una ambiciosa investigación, el estudio Framingham, con la finalidad de aclarar las causas de esta nueva amenaza.

Se eligió la ciudad de Framningham, y un grupo inicial de 5.209 habitantes de entre 30 y 60 años, que se incorporaron al estudio para su seguimiento con exámenes de salud cada 2 años. Cuatro años después de iniciada la investigación, detectaron 34 casos de infarto de miocardio en el grupo estudiado, y tras el análisis detallado de estos pacientes, identificaron el colesterol elevado y la presión arterial alta como factores predisponentes. Se acuñó el concepto de “factor de riesgo cardiovascular” .

En los años siguientes, estos mismos investigadores, pudieron identificar otros factores de riesgo para padecer estas enfermedades que ahora ya consideramos clásicos.

En los años cincuenta del siglo XX, se consideraba que los individuos que presentaban una enfermedad cardiovascular eran personas con mala suerte. Tras los resultados del estudio Framingham, se acuño la expresión “factor de riesgo”, lo que condujo a un cambio en el ejercicio de la medicina.


¿Cuáles son los factores de riesgo cardiovascular?

El factor de riesgo cardiovascular se define como la condición que influye claramente en la probabilidad de que una persona padezca una enfermedad cardiovascular. Algunas de estas condiciones pueden ser controladas pero otras no.

Factores no controlables o no modificables:

  • Sexo: Los varones tiene mayor riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular a edades más tempranas. Tras la menopausia, las mujeres dejan de estar protegidas por las hormonas femeninas y su riesgo se incrementa significativamente, llegando a superar al de los varones en edades avanzadas.
  • Herencia: Todavía no están disponibles a nivel poblacional estudios genéticos para evaluar la susceptibilidad a determinadas enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, se acepta por consenso de expertos que puede asumirse un componente hereditario de riesgo en las siguientes condiciones:

-Si un familiar masculino de primer grado (padre o hermano) ha sufrido un infarto antes de los 55 años.

-Si un familiar femenino de primer grado (madre o hermana) ha sufrido un infarto antes de los 65 años.

Es verdad que no es posible cambiar nuestra genética, pero si este es nuestro caso, más allá del desaliento, debemos saber que el mantenimiento de un estilo de vida cardiosaludable; no fumar; seguir una dieta equilibrada; y practicar ejercicio físico de forma regular minimiza en gran medida la cuantía del riesgo atribuible a la herencia biológica.

  • Edad: las personas mayores tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Esto se debe a la naturaleza progresiva de la aterosclerosis, ya que con los años las arterias se endurecen y engruesan conduciendo  con más dificultad la sangre.

Factores modificables: son aquellos sobre los que podemos actuar para retrasar o evitar la progresión de la enfermedad aterosclerótica. Los factores y marcadores modificables de riesgo cardiovascular son los siguientes:

  1. Dieta no saludable.
  2. Sobrepeso y obesidad.
  3. Sedentarismo e inactividad física.
  4. Tabaquismo.
  5. Colesterol.
  6. Tensión arterial.
  7. Diabetes.
  8. Control del estrés y de la ansiedad.

 


¿Cómo puedo prevenir el riesgo cardiovascular?:

Al control de factores de riesgo se llama prevención. La prevención tiene como objetivo evitar que se produzca la enfermedad, o evitar que se repita si ésta ya se ha manifestado.

Las dos condiciones fundamentales para lograr retrasar la progresión de la arterioesclerosis son:

  • Estilo de vida cardiosaludable: con dieta pobre en sal y grasas, y ejercicio físico regular.                      
  • Control intensivo de factores conocidos como factores de riesgo cardiovascular: es decir, el control adecuado de sus niveles de glucosa (azúcar) y colesterol en la sangre, control de sus cifras de tensión arterial (TA), y abandono absoluto del tabaco.


A continuación se proporciona información referente al control de cada uno de los factores de riesgo en particular:

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Tabaquismo

Colesterol elevado

Hipertensión arterial

Diabetes


¿Dónde puedo conseguir más información sobre la aterosclerosis y la prevención cardiovascular?

Sitios web con información detallada acerca de la aterosclerosis:

www.aterosclerosis.org

http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/atherosclerosis

Nota de prensa sobre la mortalidad cardiovascular en Galicia, publicada por la Sociedad Española de Cardiología el 14 de marzo de 2015. Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular.

http://secardiologia.es/images/comunicacion/notas/dia-europeo-prevencion-del-rcv-galicia.pdf

En esta web dispones de una herramienta para calcular tu riesgo cardiovascular:

http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/calcula-tu-riesgo.html

Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol

DESCARGA PREVENCIÓN CARDIOVASCULAR.pdf

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,

Diabetes

Control de la cifras de azúcar en sangre: prevención de la Diabetes 

Los niveles de azúcar en sangre están determinados por la acción de la insulina, que es una hormona producida en el páncreas, y que funciona como una “llave” que facilita el paso de la glucosa desde la sangre al interior de las células, donde va a ser utilizada para obtener energía. Cuando no hay insulina, o esta no funciona bien, los azúcares que ingerimos con los alimentos se acumulan en el torrente sanguíneo y se eleva el azúcar en sangre.

La diabetes es una enfermedad del metabolismo caracterizada por la existencia de un exceso de glucosa en sangre debido problemas con la producción o la acción de insulina.

Existen dos tipos de diabetes según la causa que lo produce: 

  • Diabetes tipo 1 o insulinodependiente: es una enfermedad que se presenta habitualmente en individuos jóvenes y se produce por un daño en las células encargadas de la producción de insulina en el páncreas. El resultado es que éste órgano deja de producir este hormona, por lo que estos pacientes necesitarán tratamiento con inyecciones de insulina desde el mismo momento en que se diagnostican.
  • Diabetes tipo 2: esta variedad es mucho más frecuente que la anterior. Habitualmente se presenta en adultos, sobre todo aquellos con sobrepeso u obesidad. El exceso de grasa que  caracteriza a estos pacientes hace que la insulina tenga dificultades para desplazar la glucosa al interior de las células, fenómeno conocido como resistencia a la insulina. El páncreas se ve obligado a producir mayores cantidades de insulina, y, a la larga, se van agotando sus reservas por lo que el azúcar en sangre tiende a subir.

La elevación de los niveles de glucosa en sangre mantenida en el tiempo, tiene efectos muy perjudiciales sobre el sistema cardiovascular al favorecer el desarrollo de aterosclerosis. De hecho, los problemas del corazón son la principal causa de muerte entre diabéticos. La Asociación Americana del Corazón (AHA) calcula que el 65% de los pacientes diabéticos fallecen de algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Si usted es diabético puede sufrir complicaciones  en órganos vitales:

Cerebro, ojos, corazón, riñones y arterias de las extremidades.

Por ello además de controlar su azúcar en sangre (glucemia), debe vigilar estrictamente los otros factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, colesterol, peso…)

obesidad

La buena noticia es que la diabetes del adulto puede prevenirse o al menos retrasarse su aparición si seguimos un estilo de vida cardiosaludable. Con una dieta adecuada, y realizando actividad física de forma regular, evitaremos el sobrepeso, íntimamente relacionado con está forma de diabetes.

Si usted ya sufre de diabetes, debe ser controlado por un médico, porque un buen control de los niveles de glucosa (azúcar) en sangre puede disminuir considerablemente los efectos negativos de esta enfermedad, y puede reducir su riesgo cardiovascular.


VÍDEO SOBRE LA DIABETES MELLITUS: ponemos a tu disposición un vídeo  sobre la importancia de la diabetes como factor de riesgo cardiovascular y la necesidad de controlar adecuadamente los niveles de azúcar en sangre, a cargo del Dr. Estéban López de Sá, cardiólogo del Hospital Universitario La Paz (Madrid), y miembro de la Sociedad Española de Cardiología.


Dieta para la diabetes

Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol


Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Tabaquismo

Colesterol elevado

Hipertensión arterial

DESCARGA DIABETES.pdf

Hipertensión arterial (prevención)

Control adecuado de sus cifras de tensión arterial

La tensión arterial mide la presión que ejerce la sangre dentro de las arterias. El aumento de la presión arterial supone una sobrecarga tanto para la propia arteria, que tiene que contener el flujo sanguíneo, como para el corazón, que tiene que trabajar forzado en su labor de bombeo.

La tensión arterial elevada aumenta las probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular (ictus). Este riesgo se potencia si además usted es fumador, obeso, o tiene niveles elevados de colesterol en sangre.

Aunque no se conoce exactamente la causa de la hipertensión arterial, se sabe existen factores que influyen en la elevación de ésta, como el sobrepeso o los malos hábitos de vida (consumo excesivo de sal, inactividad física y el tabaquismo). De nuevo, un estilo de vida cardiosaludable es nuestro mejor aliado.


La tensión arterial adecuada según las recomendaciones actuales

NO debe ser superior a 140/90

Recordamos que la sección de prevención cardiovascular está dirigida a individuos sanos que no padecen enfermedad cardiovascular, con recomendaciones aplicables a la población general. Si su médico le ha diagnosticado hipertensión arterial, dispone de otra sección específica, más extensa, con materiales para los pacientes hipertensos.


¿Dónde puedo conseguir más información sobre la hipertensión?

En nuestra sección especifica de Hipertensión arterial


Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo


Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol

Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Tabaquismo

Colesterol elevado

Diabetes

DESCARGA HIPERTENSIÓN ARTERIAL PREVENCIÓN.pdf

Colesterol elevado

El colesterol alto en sangre es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular ya que, cuando está elevado se acumula dentro de las arterias formando parte de la placa ateroesclerótica. Múltiples estudios demuestran que, al disminuir el colesterol en sangre, se reduce considerablemente el riesgo de padecer enfermedades del corazón.


¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia grasa (un lípido) necesaria para formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas. El hígado se encarga de sintetizar el colesterol que necesitamos. Cuando ingerimos alimentos de origen animal, tal como carne roja, huevos y productos lácteos, introducimos cantidades de colesterol adicionales a nuestro organismo, y es este exceso el que resulta perjudicial. En algunas personas existe un componente hereditario (genético) que predispone a la elevación del colesterol.

Otro tipo de lípidos (grasas) que también influye en el riesgo cardiovascular son los triglicéridos.


¿Existen diferentes tipos de colesterol?

Existen dos tipos de partículas de colesterol, con acciones completamente opuestas: colesterol LDL (malo) y colesterol HDL (bueno). 

Colesterol LDL: se denomina colesterol malo, porque un exceso de LDL en la sangre conduce a la acumulación de grasa (denominada «placa») en las paredes de las arterias. Con el tiempo, y si no se corrige, favorecerá la aterosclerosis, y aumentará el riesgo de infarto y otras patologías cardiovasculares. Los niveles de LDL suelen ser elevados en personas cuya alimentación tiene un alto contenido de grasas saturadas, colesterol o ambas cosas. 

Colesterol HDL denominado colesterol bueno, porque se encarga extraer el colesterol de las células y transportarlo hasta el hígado, donde puede ser eliminado. Los niveles elevados de colesterol HDL suponen un factor protector cardiovascular. La obesidad, el sedentarismo y el hábito de fumar reducen los niveles de HDL en sangre. El ejercicio físico aumenta el HDL.

Triglicéridos: aunque no es un tipo de colesterol, los triglicéridos se incluyen en esta sección porque también son un tipo de grasas perjudiciales (aunque en menor medida que el colesterol LDL). Se cree que los niveles elevados de triglicéridos aumentan el riesgo cardiovascular cuando se asocian a otros factores de riesgo. Las personas con triglicéridos elevados a menudo son obesas o tienen niveles bajos de colesterol HDL, y presión arterial alta o diabetes, todos ellos factores que aumentan el riesgo cardiovascular. Una alimentación alta en grasas saturadas o hidratos de carbono puede elevar los niveles de triglicéridos.

El LDL es la grasa más importante para predecir el riesgo cardiovascular. Las evidencias actuales basadas en estudios científicos recomiendan mantener el colesterol LDL “cuanto más bajo mejor”.

¿Cuándo está el colesterol elevado y cómo podemos controlar sus niveles?

La medida de colesterol se presenta en miligramos por decilitro de sangre (mg/dl).

En general, se recomienda tener un nivel de colesterol total menor de  200 mg/dl. Para el colesterol LDL los valores no deben superar los 130 mg/dl, y el nivel de colesterol HDL (protector) debería ser mayor de 50 mg/dl.  Los triglicéridos deberían estar por debajo de 150 mg/dl.

colesterol

Examine su analítica. El resultado le informará de los niveles de Colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos. Si alguno de estos valores está alterado, necesita hacer cambios en su estilo de vida para evitar el cúmulo de grasas en sus arterias.

-Cambios en su dieta. La dieta cardiosaludable, pobre en sal y grasas, constituye un pilar fundamental para evitar que aumente su colesterol en sangre. En otra sección de esta web, disponemos de dietas específicas para individuos con colesterol elevado.

-Cambios en su actividad física. La actividad física regular reduce los niveles de LDL y triglicéridos, al tiempo que aumenta los niveles de HDL. En otra sección de esta web disponemos de recomendaciones respecto a la actividad física que resulta cardiosaludable.

En los casos en que estas medidas no logren controlar los niveles de grasas en sangre, existen fármacos efectivos para combatir este problema. Su médico le mencionará esta posibilidad.

Recordamos que la sección de prevención cardiovascular está dirigida a individuos que no han padecido enfermedad cardiovascular. Los pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, lo mismo que los enfermos diabéticos, o con enfermedad renal avanzada, tienen unas recomendaciones específicas más exigentes de cara al control del colesterol y los triglicéridos según se detalla en las patologías concretas.


VÍDEO SOBRE COLESTEROL: ponemos a tu disposición un vídeo explicativo  sobre la importancia del control del colesterol como factor de riesgo cardiovascular a cargo del Dr.  Estéban López de Sá, cardiólogo del Hospital Universitario La Paz (Madrid), y miembro de la Sociedad Española de Cardiología.


Dieta para el colesterol

Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol


Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Tabaquismo

Hipertensión arterial

Diabetes

DESCARGA COLESTEROL ELEVADO.pdf