Comunicación Interauricular

En la comunicación interauricular (CIA) se produce un defecto en el tabique que separa las dos aurículas. Durante la etapa embrionaria no se completa la separación entre ambas cámaras.

¿Es una cardiopatía frecuente?

La comunicación interauricular es la tercera cardiopatía congénita más frecuente, y representa el 10-15% del total de las malformaciones cardíacas.

Además, en el 30% de los pacientes se presentan otros defectos congénitos cardíacos asociados.

¿Cuál es la causa?

En la mayoría de los casos no se conoce la causa exacta. La malformación se presenta de manera espontánea sin poder identificar ningún factor predisponente.

En alguna ocasión, esta malformación se ha relacionado con madres diabéticas, así como con ingesta de alcohol o tabaco durante el embarazo.

Los niños con enfermedades genéticas, como el síndrome de Down tienen un riesgo mayor de padecer comunicación interauricular.

¿Existen diferentes tipos?

Según la localización de esta abertura en el tabique, podemos encontrar hasta 5 variantes de esta malformación:

  1. CIA ostium secundum (La más frecuente, 60%)
  2. CIA ostium primum (20%)
  3. CIA venosa superior (15%)
  4. CIA venosa inferior (Raro)
  5. CIA seno coronario (Raro)

El pronóstico y las opciones de tratamiento son distintas en cada caso.

¿Qué síntomas produce?

Cuando los defectos son grandes, los síntomas se presentarán desde la infancia, sin embargo, hasta en un 50% de los casos no se diagnostican hasta la edad adulta.

El síntoma principal es la fatiga con el esfuerzo y/o las palpitaciones. En otras ocasiones se descubre como un hallazgo incidental al realizar una exploración física rutinaria o alguna prueba de imagen solicitada por otra razón.

¿Cuál es el tratamiento?

Alrededor del 40 por ciento de las CIA se cierran solas antes de los dos años de edad. Después de esa edad, es raro que cierren en forma natural.

En los casos en los que no se prevea el cierre espontáneo, la cirugía correctora, reparando la comunicación es el tratamiento para todos los subtipos.

En determinados casos seleccionados, es posible evitar la cirugía abierta. El procedimiento se denomina cierre percutáneo y se realiza mediante un cateterismo cardíaco. Consiste en introducir un dispositivo de cierre de la comunicación interauricular  a través de sondas llamadas catéteres que se introducen por una vena de la pierna y se avanzan hasta el corazón. Este procedimiento solo es posible cuando la CIA es del tipo ostium secundum con una anatomía favorable.

Fig: dispositivo de cierre utilizado para evitar la cirugía abierta (Amplatzer)

Además de la cirugía/cierre percutáneo el paciente puede requerir tratamiento médico.

¿Cuál es el pronóstico?

Si el paciente es intervenido antes de los 25 años de edad el pronóstico es excelente.

Para los pacientes no intervenidos o intervenidos más tarde, existe riesgo de desarrollar diversas complicaciones graves:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Hipertensión pulmonar: aumento de la rigidez de las arterias que comunican el corazón con los pulmones. Puede producir síntomas de fatiga, palpitaciones, dolor torácico, sincope o concentración baja de oxigeno en la sangre.
  • Arritmias como la fibrilación auricular
  • Intolerancia al esfuerzo

¿Necesitan seguimiento especializado?

CIA ostium secundum o las CIA venosas superior con cirugía correctora completa en la primera y segunda década de vida no requieren seguimiento.

Los pacientes en los que la corrección no ha sido completa, así como el resto de tipos de CIA, requieren un seguimiento de por vida, variable según el tipo, el tratamiento y las complicaciones.

Recomendaciones

Se recomienda llevar un estilo de vida saludable y realizar actividad física de forma regular.

En los pacientes sin lesiones residuales no existen restricciones al ejercicio aunque se sigue recomendando intensidad moderada.

En los pacientes con correcciones incompletas, donde existen lesiones residuales está aumentado el riesgo de sufrir infecciones cardíacas (endocarditis infecciosa), por ello en estos casos es muy importante la higiene cutánea. Se recomienda evitar la realización de tatuajes y piercings y en caso de enfermedad dermatológica buscar ayuda precoz para evitar el sangrado por rascado.

Igual que la higiene cutánea también es importante mantener una higiene dental adecuada. Se aconseja una visita anual al dentista.

No requiere profilaxis antibiótica salvo si existen antecedentes de infecciones previas en el corazón y en los primeros meses tras el implante de un dispositivo de cierre. 

Una imagen vale más que mil palabras

Existe un video muy ilustrativo que hace un resumen de la información que he intentado resumir previamente. Existen dos maneras de acceder a él:

1. https://es.wikipedia.org/wiki/Comunicaci%C3%B3n_interauricular

* En la parte derecha de la presentación esta el video con subtítulos en español

2. https://www.youtube.com/watch?v=ed6__8FaSOU

*Si entráis a través de www.youtube.es suele aparecer directamente con subtítulos en español. Si no es así, hacer clic en la rueda (configuración) y ahí poder seleccionar los subtítulos y el idioma.

¿Dónde obtener más información de este tema?

Español:

http://www.cardiopatiascongenitas.net/tipos_cc_n_ciatxt.htm

http://www.texasheart.org/HIC/Topics_Esp/Cond/aseptal_sp.cfm

http://www.fundaciondelcorazon.com/informacion-para-pacientes/enfermedades-cardiovasculares/cardiopatias-congenitas/tipos-de-cardiopatias-congenitas.html

Inglés:

http://patient.info/health/atrial-septal-defect-leaflet

http://www.cchaforlife.org/congenital-heart-disease-review

Autor

  • Dr. Fernando García López

  Cardiólogo. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario