Archivos mensuales de abril, 2016

Colesterol elevado

El colesterol alto en sangre es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular ya que, cuando está elevado se acumula dentro de las arterias formando parte de la placa ateroesclerótica. Múltiples estudios demuestran que, al disminuir el colesterol en sangre, se reduce considerablemente el riesgo de padecer enfermedades del corazón.


¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia grasa (un lípido) necesaria para formar las membranas celulares y producir ciertas hormonas. El hígado se encarga de sintetizar el colesterol que necesitamos. Cuando ingerimos alimentos de origen animal, tal como carne roja, huevos y productos lácteos, introducimos cantidades de colesterol adicionales a nuestro organismo, y es este exceso el que resulta perjudicial. En algunas personas existe un componente hereditario (genético) que predispone a la elevación del colesterol.

Otro tipo de lípidos (grasas) que también influye en el riesgo cardiovascular son los triglicéridos.


¿Existen diferentes tipos de colesterol?

Existen dos tipos de partículas de colesterol, con acciones completamente opuestas: colesterol LDL (malo) y colesterol HDL (bueno). 

Colesterol LDL: se denomina colesterol malo, porque un exceso de LDL en la sangre conduce a la acumulación de grasa (denominada «placa») en las paredes de las arterias. Con el tiempo, y si no se corrige, favorecerá la aterosclerosis, y aumentará el riesgo de infarto y otras patologías cardiovasculares. Los niveles de LDL suelen ser elevados en personas cuya alimentación tiene un alto contenido de grasas saturadas, colesterol o ambas cosas. 

Colesterol HDL denominado colesterol bueno, porque se encarga extraer el colesterol de las células y transportarlo hasta el hígado, donde puede ser eliminado. Los niveles elevados de colesterol HDL suponen un factor protector cardiovascular. La obesidad, el sedentarismo y el hábito de fumar reducen los niveles de HDL en sangre. El ejercicio físico aumenta el HDL.

Triglicéridos: aunque no es un tipo de colesterol, los triglicéridos se incluyen en esta sección porque también son un tipo de grasas perjudiciales (aunque en menor medida que el colesterol LDL). Se cree que los niveles elevados de triglicéridos aumentan el riesgo cardiovascular cuando se asocian a otros factores de riesgo. Las personas con triglicéridos elevados a menudo son obesas o tienen niveles bajos de colesterol HDL, y presión arterial alta o diabetes, todos ellos factores que aumentan el riesgo cardiovascular. Una alimentación alta en grasas saturadas o hidratos de carbono puede elevar los niveles de triglicéridos.

El LDL es la grasa más importante para predecir el riesgo cardiovascular. Las evidencias actuales basadas en estudios científicos recomiendan mantener el colesterol LDL “cuanto más bajo mejor”.

¿Cuándo está el colesterol elevado y cómo podemos controlar sus niveles?

La medida de colesterol se presenta en miligramos por decilitro de sangre (mg/dl).

En general, se recomienda tener un nivel de colesterol total menor de  200 mg/dl. Para el colesterol LDL los valores no deben superar los 130 mg/dl, y el nivel de colesterol HDL (protector) debería ser mayor de 50 mg/dl.  Los triglicéridos deberían estar por debajo de 150 mg/dl.

colesterol

Examine su analítica. El resultado le informará de los niveles de Colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos. Si alguno de estos valores está alterado, necesita hacer cambios en su estilo de vida para evitar el cúmulo de grasas en sus arterias.

-Cambios en su dieta. La dieta cardiosaludable, pobre en sal y grasas, constituye un pilar fundamental para evitar que aumente su colesterol en sangre. En otra sección de esta web, disponemos de dietas específicas para individuos con colesterol elevado.

-Cambios en su actividad física. La actividad física regular reduce los niveles de LDL y triglicéridos, al tiempo que aumenta los niveles de HDL. En otra sección de esta web disponemos de recomendaciones respecto a la actividad física que resulta cardiosaludable.

En los casos en que estas medidas no logren controlar los niveles de grasas en sangre, existen fármacos efectivos para combatir este problema. Su médico le mencionará esta posibilidad.

Recordamos que la sección de prevención cardiovascular está dirigida a individuos que no han padecido enfermedad cardiovascular. Los pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, lo mismo que los enfermos diabéticos, o con enfermedad renal avanzada, tienen unas recomendaciones específicas más exigentes de cara al control del colesterol y los triglicéridos según se detalla en las patologías concretas.


VÍDEO SOBRE COLESTEROL: ponemos a tu disposición un vídeo explicativo  sobre la importancia del control del colesterol como factor de riesgo cardiovascular a cargo del Dr.  Estéban López de Sá, cardiólogo del Hospital Universitario La Paz (Madrid), y miembro de la Sociedad Española de Cardiología.


Dieta para el colesterol

Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol


Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Tabaquismo

Hipertensión arterial

Diabetes

DESCARGA COLESTEROL ELEVADO.pdf

Tabaquismo

Necesidad de abandonar el hábito tabáquico

Según reporta el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el tabaco provoca cerca de 50.000 muertes anuales en España debido a enfermedades como el cáncer de pulmón y laringe, enfisema pulmonar y bronquitis crónica. Pero su pernicioso efecto también se extiende al sistema cardiovascular, haciendo que la posibilidad de padecer una enfermedad de corazón sea tres veces mayor que en los no fumadores.

La probabilidad de padecer una enfermedad cardíaca es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años que se mantiene el dañino hábito.

El tabaquismo eleva la frecuencia cardíaca, endurece las arterias y puede causar irregularidades del ritmo cardíaco. Todos estos factores hacen que el corazón trabaje más. Además, el tabaquismo eleva la presión arterial, que es otro factor de riesgo importante. 


  • Dejar de fumar es la medida más beneficiosa de todas las estrategias de prevención.
  • Dejar de fumar disminuye el riesgo cardiovascular desde el primer día.
  • Después de 1 año sin fumar, el riesgo se iguala al de la persona que no fumó nunca.


VÍDEO SOBRE TABAQUISMO: ponemos a tu disposición un vídeo explicativo que afronta el problema del tabaquismo como factor de riesgo cardiovascular, a cargo del Dr. Estéban López de Sá, cardiólogo del Hospital Universitario La Paz (Madrid) y miembro de la Sociedad Española de Cardiología.


¿Cómo lograr abandonar el hábito de fumar?

El tabaquismo es una adicción y precisa de un esfuerzo para su superación

FUMAR_ANSIEDAD169_jpg


Decálogo para dejar de fumar

  • Concienciación: usted debe ser consciente del riesgo que supone el tabaquismo para su salud, y debe tener el deseo de dejar el tabaco. Señale un día para dejar de fumar y cúmplalo.
  • Deshágase de todo aquello que le recuerde al tabaco: mecheros, cerillas, ceniceros, etc.
  • Evite situaciones de riesgo sobre todo al inicio. Identifique y evite aquellas situaciones sociales y hábitos que le inciten a fumar (por ejemplo dejar de tomar café tras la comida para evitar la tentación de cigarro).
  • El apoyo de sus amigos y familiares es fundamental.
  • Mire el lado positivo de dejar de fumar: mejor respiración y menos cansancio; su piel y dentadura mejorará mucho; su ropa, casa y coche olerán mejor; y, además, ahorrará dinero. Si tiene hijos, reforzará con su actitud la educación antitabaco.
  • Existen fármacos disponibles para ayudarle a superar esta adicción. Su médico le facilitará el apoyo psicológico necesario, y le indicará que fármaco es el más adecuado para usted si lo necesita.
  • Los cigarros electrónicos no están aceptados por la comunidad científica como tratamiento para dejar de fumar.
  • Evite las recaídas: sea constante y no se relaje. No vuelva a coger un cigarrillo tras dejar de fumar; si lo hace, puede recaer con facilidad en el tabaquismo

DEJA_DE_FUMAR_SI_SE_PUEDE168_jpg


¿Dónde puedo conseguir más información sobre el tabaquismo?

-En esta web de la Fundación Española del Corazón también tienes disponible una calculadora con la que puedes estimar los años de vida que ganarías si dejas de fumar en el momento actual.

http://www.fundaciondelcorazon.com/prevencion/

Referencias

Tratado de tabaquismo. Carlos A. Jiménez-Ruiz. Kart O. Fagerstrom. 2007. Ergon.

MAYO CLINIC FAMILY HEALTHBOOK. Chapter 1. Pag 19. Año 1990.


Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol


Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Ejercicio físico

Colesterol elevado

Hipertensión arterial

Diabetes

DESCARGA TABAQUISMO.pdf

Interferencias en dispositivos implantables

Manual para el paciente con dispositivos cardiacos implantables.

Interferencias-1

Ejercicio físico

Importancia del Ejercicio físico

Los seres vivos estamos diseñados para realizar actividad física como parte de nuestra vida. Las comodidades de las sociedades occidentales se asocian con una actividad física peligrosamente baja; y es conocido que el sedentarismo se asocia a varias enfermedades, entre ellas también las enfermedades cardiovasculares.


¿Qué tipo de ejercicio debo practicar?

Es cierto que cualquier tipo de actividad que desarrolle en su día a día (subir y bajar escaleras, no coger el coche para ir al trabajo, tareas del hogar, etc.) resulta beneficiosa para la salud. Pero lo que de verdad ha demostrado beneficios cardiovasculares es realizar actividad física de forma regular, ya que las actividades realizadas de manera esporádica o en fin de semana no son suficientes para generar un estímulo apropiado en el organismo que permita la quema de grasa y el desarrollo muscular.

Practique ejercicio de forma regular: mejorará su bienestar; fortalecerá sus huesos y músculos; facilitará el control de los factores de riesgo cardiovascular, como son la hipertensión arterial, obesidad, diabetes o la hipercolesterolemia; y, además, alargará su vida.

sedentarismo

Hay que evitar los malos hábitos

¿Qué tipos de ejercicio existen?

El ejercicio físico puede ser de dos tipos: cardiovascular o de fortalecimiento-flexibilidad.

El ejercicio cardiovascular o aeróbico es el que aporta mayor beneficio al corazón: incluye andar, correr, natación, ciclismo o baile, entre otros.

El ejercicio de fortalecimiento y flexibilidad se denomina ejercicio anaeróbico. No brinda tantos beneficios cardiovasculares, pero fortalece los músculos y los huesos, y previene problemas en articulaciones. Incluye pesas, bandas elásticas, pilates, yoga, taichí, etc.

Un programa de ejercicio bien equilibrado incluye realizar ejercicio de las dos categorías.

Realice ejercicio aeróbico al menos 5 días a la semana.

-Realice 2-3 días a la semana de ejercicio anaeróbico, con 2-3 series de 10-15 repeticiones con pesas o cintas; o practique pilates o yoga.


  • Programación de la actividad aeróbica

Para obtener beneficios importantes para su salud, los adultos necesitan por lo menos:
-2 horas y 30 minutos (150 minutos) cada semana de actividad aeróbica de intensidad moderada (por ejemplo, caminar a paso ligero).

 SESIONES DE 10 MINUTOS SON SUFICIENTES
Puede parecer que 150 minutos a la semana es mucho tiempo, pero no es  así. Son exactamente 2 horas y 30 minutos de actividad aeróbica lo que usted debería realizar cada semana, aproximadamente el mismo tiempo que pasa viendo una película.
La buena noticia es que usted puede dividir este tiempo en sesiones. Sigue resultando beneficioso incluso cuando dividimos nuestro tiempo de ejercicio en diferentes momentos del día. Se trata de facilitarle las cosas para que alcance su objetivo, siempre teniendo en cuenta que para que para obtener beneficios cardiovasculares, cada sesión de ejercicio aeróbico debe mantenerse al menos 10 minutos seguidos.

senior caminar

El ejercicio aeróbico más fácil y barato es caminar a paso ligero

¿Cómo sabe si la intensidad de la actividad que hace es moderada?

Para la mayoría de las personas, las actividades diarias, tales como ir de compras, cocinar o lavar la ropa no cuentan para obtener beneficios cardiovasculares porque el nivel de esfuerzo no es suficiente para aumentar su ritmo cardíaco. La actividad aeróbica de intensidad moderada significa que está trabajando lo suficientemente duro para aumentar su ritmo cardíaco y romper a sudar. Estos son algunos ejemplos de actividades que requieren esfuerzo moderado:

  • Caminar rápido.
  • Hacer ejercicios aeróbicos acuáticos.
  • Andar en bicicleta en terreno llano o con poca pendiente.
  • Jugar al tenis de dobles.
  • Empujar un cortacésped.

¿Cómo podemos medir la intensidad del ejercicio que realizamos?

Existen dos formas de medir nuestra actividad física:

1- Objetivos de actividad según la percepción subjetiva del ejercicio realizado.

Una forma de estimar que la intensidad de tu ejercicio es moderado es basándote en tus percepciones. Una actividad es moderada cuando resulta suficiente para que nos haga sudar, pero que, simultáneamente, nos permita mantener una conversación fluida y normal. Otro ejemplo habitualmente utilizado para definir una actividad como moderada es aquella durante la cual podrías ser capaz de hablar con la persona que tiene al lado, pero no de cantar tu canción favorita. 

2- Objetivos de actividad según el ritmo cardíaco y ritmo cardíaco máximo estimado.

Otra forma de controlar la intensidad de la actividad física es determinar si la frecuencia cardíaca de una persona está dentro de la zona objetivo durante la actividad física.

Para lograr que nuestra actividad física sea de intensidad moderada debemos lograr que el ritmo cardíaco alcance entre el 50 y el 70% de la frecuencia cardíaca máxima estimada para su edad.

La frecuencia cardíaca máxima para cada edad se calcula restando la edad de la persona a 220. Por ejemplo, para un individuo de 60 años de edad, la frecuencia cardíaca máxima para su edad se obtiene restando 220 – 60 años = 160 latidos por minuto.

En este mismo caso, para que la actividad física se considere moderada, debe alcanzar ente el 50% y el 70% de esa frecuencia máxima:

– 50%: 160 x 0,50 = 80 latidos por minuto

– 70%: 160 x 0,70 = 112 latidos por minuto

Por tanto, para que la actividad física de una persona de 60 años pueda ser considerada moderada debe mantener una frecuencia cardíaca entre 80 y 112 latidos por minuto durante la actividad.

¿Cómo podemos medir nuestra frecuencia cardíaca?

Actualmente, existen aparatos como pulsómetros, relojes y aplicaciones móviles que miden adecuadamente nuestras pulsaciones durante el ejercicio.

Si el número obtenido se encuentra entre 80 y 112 latidos por minuto (en el ejemplo anterior para un individuo de 60 años), sabrá que su nivel de actividad es “moderada”, y va a aportarle beneficio a su salud cardiovascular.

Es importante detener el ejercicio durante un instante para medir nuestras pulsaciones de forma fiable.

Recomendaciones y  precauciones respecto al ejercicio físico:

Tenga en cuenta que las pautas aquí recomendadas son medidas de prevención primaria, es decir, recomendaciones para prevenir la enfermedad cardiovascular. Si usted ya padece una enfermedad cardiovascular, como un infarto, arritmia cardíaca o insuficiencia cardíaca, será su cardiólogo el que determine cuál es la pauta de ejercicio más beneficiosa para usted de acuerdo a su situación.

  • Si es primerizo en la acitvidad física, empiece con sesiones de 10 minutos, y aumente el tiempo progresivamente hasta conseguir los 150 minutos/semana.
  • Evite situaciones de mucho calor o frío.
  • Evite hacer ejercicio inmediatamente después de las comidas o en ayunas.
  • Hidrátese adecuadamente.
  • Practique ejercicios de estiramiento de los distintos grupos musculares durante 5-10 minutos antes y después del ejercicio físico, para evitar lesionarse.
  • Hacer ejercicio en grupo puede ayudarle a ser regular y constante.
  • Cada persona elegirá un tipo de ejercicio adaptado a su edad, condiciones físicas y preferencias (por ejemplo si no puede caminar por un problema en las piernas, puede nadar o hacer bicicleta estática)


  • Programación actividad anaeróbica

El ejercicio anaeróbico no brinda tantos beneficios desde el punto de vista cardiovascular, pero fortalece los músculos, los huesos, y previene problemas en las articulaciones. Por ello, en los adultos en general se recomienda realizar este tipo de ejercicio 2 ó 3 días a la semana. Se trata además de que trabajen todos los grupos musculares (piernas, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos).

Se recomiendan 2 ó 3 series de 10-15 repeticiones con pesas o cinta; o participar en sesiones de pilates o yoga.

El ejercicio anaeróbico puede realizarse el mismo día que el ejercicio aeróbico o en días diferentes.

seniorejercicio



¿Dónde puedo conseguir más información sobre el ejercicio recomendado?

Webs donde puedes encontrar más información acerca de los requerimientos de actividad física en adultos y otros grupos de edad con ejemplos prácticos.

http://www.cdc.gov/physicalacytivity/basics/adults/index.htm

http://www.cdc.gov/physicalactivity/downloads/pa_examples.pdf


Autora

  • Dra. Juana Freire Corzo

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol


Consulta otros apartados de prevención cardiovascular :

Dieta cardiosaludable

Sobrepeso y obesidad

Tabaquismo

Colesterol elevado

Hipertensión arterial

Diabetes

DESCARGA EJERCICIO FÍSICO.pdf