Archivos mensuales de abril, 2016

Fibrilación Auricular

El ritmo cardíaco normal

De forma resumida, podemos decir que la misión fundamental del corazón es bombear la sangre para que ésta circule de forma continua a través de los vasos sanguíneos, transportando  oxígeno y nutrientes a todas las células del organismo.

El corazón se encuentra dividido en 4 compartimentos: dos aurículas y dos ventrículos. Como se ve en el vídeo, el óptimo funcionamiento del corazón requiere que las aurículas y los ventrículos se contraigan de un modo secuencial y orginazada.

Del mismo modo que cuando queremos mover una mano necesitamos enviar una señal a través de un nervio que indique a los músculos que se contraigan, el corazón tiene un tejido nervioso que funciona de modo autónomo, y se encarga de que las diferentes cámaras se contraigan de forma ordenada.

A medida que late su corazón e impulsa la sangre a través del cuerpo, usted puede sentir una palpitación (su pulso) en cualquier punto en el que se encuentre una arteria cerca de la superficie de su piel.

El corazón de un individuo saludable late de forma regular, y a una frecuencia en condiciones de reposo entre 60 y 100 latidos por minuto.


¿Qué es la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular es una arritmia cardíaca, es decir, una irregularidad en el ritmo cardíaco, y es debida a que las aurículas se contraen de una forma rápida y desordenada (fibrilación). El resultado visible es que el pulso cardíaco se presenta desorganizado (arritmia), y, habitualmente, más rápido de lo normal.

Para comprender mejor el funcionamiento normal del corazón recomendamos revisar el capítulo que trata el sistema cardiovascular.


¿Es frecuente la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular es más común en personas de más de 60 años, pero también puede presentarse en individuos más jóvenes.  Es la arritmia cardíaca más frecuente; y se calcula que alrededor de un millón de personas padecen este trastorno en España.

PrevalenciaFA

Gómez-Doblas JJ, et al. Prevalence of Atrial Fibrillation in Spain. OFRECE Study Results. Rev Esp Cardiol. 2013. [Epub ahead of print]

En este estudio sobre el comportamiento de esta arritmia en la población española se muestra que, en los individuos jóvenes, la posibilidad de presentar fibrilación auricular es muy baja, pero a partir de los  60 años comienza a aumentar, hasta superar el 15% en las pesonas mayores de 80 años.


¿Cómo se diagnostica la  fibrilación auricular?

El diagnóstico de la fibrilación auricular no es difícil. Podemos sospecharla cuando al palparnos el pulso lo notamos completamente irregular; pero, para confirmar el diagnóstico, necesitamos realizar un  electrocardiograma.

El electrocardiograma (también llamado ECG) es un estudio sencillo que permite registrar la actividad eléctrica del corazón, y, de ese modo, evaluar el ritmo cardíaco. Cuando el paciente tiene Fibrilación Auricular, observaremos un ritmo cardíaco completamente irregular, dato que es característico y suficiente para diagnosticar esta enfermedad (ver imagen).

En algunos pacientes, la fibrilación auricular solo se presenta de forma episódica, con crisis que alternan con períodos con ritmo cardíaco normal. En estos casos, a veces el electrocardiograma realizado en un momento dado puede no detectar la arritmia, por lo que en ocasiones optamos por aparatos que registren el ritmo cardíaco durante 24 horas o más seguidas. El dispositivo capaz de realizar este registro continuo se denomina Holter.


¿Por qué se produce la fibrilación  auricular?

Aunque en ocasiones la fibrilación auricular puede pesentarse en individuos con un corazón estructuralmente normal, lo habitual es que las personas con esta arritmia tengan algún tipo de anomalía a nivel cardíaco. La causa más frecuente de esta arritmia en nuestro país es la presión arterial elevada (hipertensión arterial), sobre todo en los casos en que no está bien controlada, ya que esto causa una sobrecarga al corazón que predispone a la aparición de esta arritmia.

Existen otras enfermedades que también pueden “sobrecargar” al corazón además de la hipertensión  como, por ejemplo, las enfermedades de las válvulas cardíacas o las enfermedades de las arterias del corazón. La aparición de la fibrilación auricular también se ha relacionado con la diabetes u otras enfermedades  hormonales como los problemas de la glándula tiroides.


¿Qué síntomas produce  la fibrilación  auricular?

El síntoma más frecuente son las palpitaciones, que se describen como la sensación incómoda del latido cardíaco localizada habitualmente en la región izquierda del pecho. Algunos pacientes manifiestan cansancio fácil al caminar, o incluso falta de aire al hacer pequeños esfuerzos (insuficiencia cardíaca); pero también existen algunas personas en las que la arritmia no produce síntomas.


¿Qué ocurre cuando le diagnostican fibrilación auricular?

La fibrilación auricular en sí misma no supone un riesgo directo e inmediato para su vida, pues muchos pacientes pueden vivir con esta arritmia durante décadas.

Lo preocupante cuando detectamos fibrilación auricular en uno de nuestros pacientes es que la actividad desorganizada de las aurículas conduce a que éstas no se contraigan correctamente. Como consecuencia de ello, se produce un remanso en la sangre que circula por las aurículas que predispone a que se formen coágulos de sangre en ese lugar.

El mayor problema es que estos coágulos pueden desprenderse de la aurícula y salir hacia el torrente circulatorio. Cuando esto sucede, lo más frecuente es que lleguen al cerebro (embolia cerebral), donde, al obstruir una arteria, produce una lesión cerebral (accidente cerebrovascular o ictus) que se va a traducir en una parálisis de una parte del cuerpo. La posibilidad que se forme un coágulo dentro de la aurícula es mayor cuando confluyen una serie de factores que veremos a continuación.

Accidente cerebrovascular en la FA


¿Es frecuente que se produzca una embolia cerebral?

El accidente cerebrovascular (ictus, embolia cerebral) se produce en una de cada 20 personas con esta arritmia cuando no se administra el tratamiento adecuado. 

Pero el riesgo de sufrir este evento  no es el mismo en todas las personas con fibrilación auricular, por lo que lo primero que hará su médico es determinar la probabilidad que tiene el usted de presentar una embolia.

El riesgo de que se formen coágulos depende de factores como la edad, existencia de enfermedad de las válvulas cardíacas, el nivel de azúcar en sangre, o que el paciente tenga hipertensión arterial, entre otros (véase lista completa abajo). Cuantos más factores se tengan, mayor será el riesgo.

En este contexto, es posible que algunos pacientes con fibrilación auricular no tengan que tomar ninguna medicación; pero, sin embargo, otras personas van a tener que recibir tratamiento anticoagulante oral para intentar que la sangre esté más diluida. Su médico se encargará de tomar esta decisión en función de sus características.


¿Cómo se trata la fibrilación auricular?

Como ya hemos comentado en la sección anterior, el tratamiento anticoagulante (también llamado antitrombótico) en los casos que lo precisen es la primera y más rentable de todas las medidas terapéuticas. Su médico le indicará el tipo de tratamiento que usted precisa para diluir la sangre y así prevenir la formación de coágulos.

Antes señalamos que la fibrilación auricular produce un ritmo cardíaco desordenado y habitualmente rápido. Por ello otros fármacos comúnmente indicados son aquellos utilizados para reducir la frecuencia del corazón. Estos tratamientos reducen la sensación de palpitaciones y mejoran la capacidad para realizar actividad física sin presentar fatiga. Existen diferentes tipos de fármacos con este efecto por lo que su médico tendrá que seleccionar el que más le conviene a usted en función de sus características. En ocasiones se precisa combinar varios tipos de fármacos para lograr un control adecuado de su frecuencia cardíaca.

Como ya mencionamos anteriormente, en algunos pacientes la fibrilación auricular no se manifiesta de forma permanente sino que se presenta como episodios de fibrilación auricular alternando con períodos en ritmo normal. Para estos pacientes podrían utilizarse medicamentos llamados antiarrítmicos, que pueden resultar eficaces a la hora de reducir recurrencias. La respuesta de cada paciente a los fármacos antiarrítmicos es variable, por lo que requieren un seguimiento estrecho en el que habitualmente debería implicarse también su cardiólogo.


¿Existen otras opciones de tratamiento?

En los pacientes que presentan un primer episodio de fibrilación auricular, cuando no presentan anomalías importantes en la estructura de su corazón, su médico puede proponerle la realización de una cardioversión eléctrica para intentar restaurar el ritmo normal por medio de una descarga eléctrica controlada sobre su corazón (este procedimiento se trata en otra sección).

En algunos casos muy seleccionados, sobre todo en pacientes con mala respuesta a tratamiento con fármacos antiarrítmicos, puede intentarse una técnica denominada “ablación por radiofrecuencia”. Este procedimiento es invasivo, requiere unas condiciones anatómicas determinadas, y sólo se realiza en hospitales de referencia. Aunque se explica con más detalle en otro capítulo, podemos decir resumidamente que se realiza introduciendo un electrodo a través de una vena de la ingle hasta el interior de su corazón; y, en ese lugar, se destruye una parte de los tejidos implicados en el mantenimiento de la Fibrilación Auricular. Su médico le indicará si usted es un candidato adecuado para este procedimiento.


Cambios en el estilo de vida en los pacientes con fibrilación auricular

Además de cumplir adecuadamente las prescripciones indicadas por su médico, usted también puede ayudar a su corazón. Consuma una dieta saludable. Reduzca el consumo de cafeína, ya que se sabe que algunas personas que toman café, té y refrescos de cola pueden empeorar sus síntomas.

Evite consumir más de 1 ó 2 bebidas con alcohol al día; y, si fuma, debería dejar de hacerlo.


Para saber más….

  • Guías descargables en PDF para pacientes con FA. Fundación española del corazón.

http://www.fundaciondelcorazon.com/informacion-para-pacientes/fibrilacion-auricular/guia-paciente.html

  • Web sobre la FA de la Sociedad Europea de Cardiología/Fundación Española del Corazón.

http://www.fibrilacion-auricular.org/Acerca-de-la-fibrilaci%C3%B3n-auricular

  • Página en Facebook para pacientes con FA auspiciada por la Sociedad Española de Cardiología.

https://www.facebook.com/fibrilacionauricular

  • Biblioteca nacional de Medicina de EEUU.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/atrialfibrillation.html

  • Web de la Sociedad Americana del Corazón (versión traducida al castellano)

http://es.heart.org/dheart/HEARTORG/Conditions/What-is-Atrial-Fibrillation_UCM_430962_Article.jsp


Referencias bibliográficas

  • Gómez-Doblas et al/ Prevalencia de la fibrilación auricular en España. Resultados del estudio OFRECE. Rev Esp Cardiol. 2014;67(4):259–269
  • McNamara RL, et al.  American College of Cardiology; American Heart Association. ACC/AHA key data elements and definitions for measuring the clinical management and outcomes of patients with atrial fibrillation: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Data Standards (Writing Commitee to Develop Data Standards on Atrial Fibrillation). J Am Coll Cardiol. 2004;44:475–95.
  • Barrios V, Calderón A, Escobar C, De la Figuera M. Grupo de Atención Primaria de la Sección de Cardiología Clínica de la Sociedad Española de Cardiología. Pacientes con fibrilacioón auricular en Atención Primaria. Estudio Val-FAAP. Rev Esp Cardiol. 2012;65:47–53
  • Furie KL, Goldstein LB, Albers GW, Khatri P, Neyens R, Turakhia MP, et al. Oral antithrombotic agents for the prevention of stroke in non valvular atrial fibrillation: a science advisory for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2012;43:3442–53.

 


Autor

  • Dr. Emiliano Fdez-Obanza Windscheid

Cardiólogo. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol

DESCARGA FIBRILACIÓN AURICULAR.pdf

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,

Ecocardiograma de esfuerzo

Ecocardiograma de esfuerzo o de ejercicio

El presentar dolor torácico al realizar esfuerzo físico, como subir escaleras o caminar por una pendiente, es un síntoma común por el que los pacientes acuden al cardiólogo con relativa frecuencia. Lo habitual es que ese dolor ya no esté presente en el momento de la consulta, por lo que el reto del médico es investigar qué sucedió en el momento en que se presentaron los síntomas. Las pruebas que podemos hacer en el momento de la consulta aportan información sobre el estado de su corazón en ese momento (habitualmente en reposo y sin síntomas), y no siempre son suficientes para llegar al diagnóstico.

En estos casos, y para obtener más información, al cardiólogo puede interesarle saber cómo se comporta su corazón en el momento de realizar algún esfuerzo físico.

Para reproducir estas condiciones en un ambiente vigilado, se indica habitualmente la realización de la prueba de esfuerzo que, de un modo resumido, consiste en la realización de un esfuerzo físico en un ambiente vigilado para poder analizar cómo se comporta su corazón en esas condiciones. El estudio del corazón en la prueba de esfuerzo se realiza observando continuamente el comportamiento de la tensión arterial y el electrocardiograma del paciente mientras camina en una cinta rodante similar a las que existen en los gimnasios.


¿Qué es la Ecocardiografía de esfuerzo?

En este caso, la ecocardiografía de esfuerzo se realiza en la misma cinta rodante, y, a mayores, combina esta información con la visualización del movimiento del corazón por medio de un ecocardiograma (ecografía del corazón) durante la realización del ejercicio. Es, por tanto, un tipo de prueba de esfuerzo, pero más completa, al permitirnos visionar que las diferentes partes del músculo cardíaco se contraigan con normalidad durante la realización del esfuerzo.


¿Para qué se realiza?

La razón fundamental para realizar esta prueba es el estudio del dolor torácico, sobre todo en aquellos pacientes en los que el electrocardiograma del paciente ofrezca limitaciones para su interpretación, como es el caso de los pacientes que tienen electrocardiogramas “alterados” de forma crónica.


¿Cómo se realiza?

  • A su llegada, se le colocarán unos electrodos en el pecho para registrar la actividad cardíaca. Puede ser necesario limpiar la zona con alcohol, o incluso rasurar el vello en los varones para mejorar la calidad del registro. Es recomendable no aplicarse cremas en la piel ese día.
  • Los electrodos se conectan a un monitor que visualiza en tiempo real el electrocardiograma del paciente; además, se coloca un manguito en el brazo para poder medir la presión arterial durante el esfuerzo.
  • Antes de iniciar la prueba propiamente dicha, usted se recostará en la camilla sobre su lado izquierdo, para realizar un estudio ecocardiográfico basal. Es decir, se tomarán imágenes de su corazón en reposo para compararlos posteriormente con las imágenes que se tomen en condiciones de ejercicio.
  • A continuación se pondrá en pie y subirá a la cinta. Una vez se activa la cinta, ésta comienza a moverse, al principio de forma muy lenta para que el paciente se pueda adaptar. Cada 3 minutos varía automáticamente la velocidad e inclinación para conseguir un ejercicio progresivamente mayor. 
  • Cuando se encuentra en el máximo esfuerzo, se utilizará el equipo de ecocardiografía para tomar otras imágenes del corazón mientras camina en la cinta.
  • La prueba se puede detener en cualquier momento que se necesite, aunque cuánto más esfuerzo es usted capaz de realizar, más información nos va a aportar la prueba.
  • En el momento en que se decida detener la cinta, ésta lo hace bruscamente, y es necesario que retome lo antes posible la posición inicial (tumbado en la camilla sobre el lado izquierdo)  para volver a obtener nuevas imágenes de su corazón.


¿Dónde se realiza?

Se realiza en el hospital, en la zona de pruebas de cardiología, en una sala habilitada para ello, y supervisada en todo momento por médicos y enfermeras.


¿Cuándo sabrá el resultado de la prueba?

Las imágenes tomadas durante el estudio deben ser procesadas en un ordenador para evaluar  algunos detalles  que deben ser definidos con exactitud. Este análisis demora aproximadamente media hora y se realiza inmediatamente después de terminar la prueba, por lo que el cardiólogo puede explicarle los hallazgos más relevantes.

Usted será citado para una consulta posterior donde recibirá el informe definitivo. Cuando los hallazgos son muy relevantes o implican alguna medida terapéutica adicional, se adelantará la cita de revisión o se tomarán las medidas oportunas.


Autor

  • Dr. Manuel López Pérez

Cardiólogo. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol

DESCARGA ECOCARDIOGRAMA DE ESFUERZO.pdf

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,

Endocarditis bacteriana

¿Qué es la endocarditis bacteriana?

La endocarditis bacteriana, también llamada endocarditis infecciosa, es una infección que asienta en las válvulas y cavidades cardíacas; y está producida por la llegada de microorganismos al corazón a través del torrente sanguíneo. Estos microorganismos se fijan a la pared interna del corazón, generalmente de una válvula cardíaca, y comienzan a multiplicarse, formando verrugas. El crecimiento de los microorganismos, y la respuesta del sistema inmunitario para controlar la infección, pueden ocasionar alteraciones serias en la función de la válvula sobre la que se fijan. Además, también pueden presentar otras complicaciones potencialmente muy graves como pueden ser las embolias a distancia al desprenderse algún fragmento de estas formaciones.

Los microorganismos causantes de la endocarditis infecciosa pueden penetrar en el torrente sanguíneo siempre que se afecte la integridad de la piel o las mucosas, como ocurre en algunos procedimientos invasivos (procedimientos dentales que implican sangrado, intervenciones sobre las vías respiratorias, y procedimientos gastrointestinales entre otros).

Aunque puede presentarse en individuos saludables, si existe una anomalía cardíaca o si se ha practicado una cirugía en el corazón, existe el riesgo, si bien bajo, de que se produzca una endocarditis.


¿Cómo podemos prevenir la endocarditis bacteriana?

La prevención de esta infección requiere de dos medidas principales: una higiene dental meticulosa y el uso profiláctico de antibióticos antes de que se le someta a cualquier intervención que pueda permitir la entrada de bacterias al torrente sanguíneo. El tipo de antibiótico dependerá de la localización de la operación. El médico indicará la dosis y el tipo de antibiótico que es necesario antes de la intervención.

Cuidado dental

Si se mantienen los dientes y las encías limpias y saludables, podrá evitarse tanto la entrada de microbios en el torrente sanguíneo (a través de tejidos inflamados), como la necesidad de gran parte de los arreglos e intervenciones dentales.

Tatuajes/perforaciones

El riesgo de endocarditis después de hacerse tatuajes o perforaciones (piercing) no ha sido definido en ningún estudio publicado, aunque se han diagnosticado varios casos, fundamentalmente después de perforaciones de la lengua. Aunque no se recomienda la profilaxis en estos casos, no se aconseja realizarse tatuajes o perforaciones. Si de todos modos se va a realizar, la piel debe estar muy limpia antes de hacérselos.


¿En qué pacientes está indicada la profilaxis para la endocarditis bacteriana?

Pacientes que tienen mayor riesgo de endocarditis, y por tanto, en los que se recomienda la profilaxis son:

  • Portadores de prótesis valvular o material protésico utilizado para la reparación valvular. 
  • Endocarditis previa.
  • Cardiopatías congénitas cianóticas no reparadas, incluyendo aquellos con shunts o conductos paliativos.
  • Cardiopatías congénitas reparadas de forma completa con material protésico (vía quirúrgica o percutánea), en los primeros 6 meses tras el procedimiento.
  • Cardiopatías congénitas reparadas con implante de material protésico y con defectos residuales en el lugar adyacente al del material protésico que evita la endotelización del mismo.
  • Receptores de transplante cardíaco con regurgitación valvular debida a una anomalía valvular estructural.


¿En qué intervenciones debemos deberían recibir profilaxis los pacientes en riesgo?

Los procedimientos en los que los pacientes en riesgo (ver apartado anterior) se recomienda profilaxis son:

  • Procedimientos dentales que implican sangrado.
  • Procedimientos del tracto respiratorio (adenoidectomía, amigdalectomía, broncoscopia con broncoscopio rígido…).
  • Procedimientos del tracto gastrointestinal (esclerosis de varices esofágicas, dilatación esofágica, cirugía del tracto biliar, operaciones quirúrgicas que involucran mucosa intestinal…).
  • Procedimientos genitourinarios (citoscopias, dilatación uretral, sondaje uretral si existe infección urinaria, cirugía uretral si existe infección urinaria, cirugía prostática, histerectomía vaginal, parto vía vaginal con infección…).


Autora

  • Dra. Miriam Piñeiro Portela.

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol.


Consulta las enfermedades de las válvulas cardíacas

Estenosis aórtica

Insuficiencia aórtica

Estenosis mitral

Insuficiencia mitral

Enfermedades de la válvula tricúspide y la válvula pulmonar

Endocarditis bacteriana

DESCARGA ENDOCARDITIS BACTERIANA.pdf

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,

Enfermedades de la válvula tricúspide y la válvula pulmonar

Estenosis de la válvula tricúspide  

La válvula tricúspide separa la cámara inferior derecha (ventrículo derecho) de la cámara superior derecha del corazón.

La estenosis tricúspidea ocurre cuando la válvula no se abre manera apropiada, y se produce un estrechamiento de la misma que dificulta el paso de la sangre desde la aurícula derecha al ventrículo derecho.

No es una enfermedad valvular frecuente. La causa suele ser la fiebre reumática, que afecta con más frecuencia y mayor gravedad a otras válvulas, sobre todo la válvula mitral.


Insuficiencia de la válvula tricúspide  

La válvula tricúspide separa la cámara inferior derecha (ventrículo derecho) de la cámara superior derecha del corazón (aurícula derecha). La insuficiencia o regurgitación tricuspídea es un trastorno en el cual esta válvula no se cierra apropiadamente. Este problema provoca que la sangre se devuelva hacia la cámara superior derecha del corazón (aurícula) cuando la cámara inferior derecha (ventrículo) se contrae.


¿Cuáles son las causas de la Insuficiencia de la válvula tricuspídea?

Con frecuencia, la causa de la incompetencia de la válvula tricuspídea no es una enfermedad a nivel de la válvula, sino que se trata de enfermedades a otro nivel en el corazón que, secundariamente, producen la insuficiencia valvular.

  • Enfermedades en las válvulas izquierdas del corazón (mitral y aórtica) que elevan de manera importante la presión en las arterias de los pulmones, y dilatan en ventrículo derecho. Ésta es la causa más frecuente.
  • Enfermedades pulmonares que elevan la presión en las arterias de los pulmones, y dilatan en ventrículo derecho.
  • Otras: Marcapasos (los cables de estos dispositivos pueden dañar o distosionar los velos de la válvula);  un tipo de defecto del corazón presente al nacer llamado anomalía de Ebstein; Tumores carcinoides, que liberan una hormona que daña la válvula; fármacos que se usaron en la pasado para adelgazar, radioterapia…

¿Qué síntomas produce la insuficiencia valvular tricúspidea?

La regurgitación o insuficiencia tricuspídea puede no producir síntomas. En los casos sintomáticos, la clínica está dominada por los síntomas de insuficiencia cardíaca  y pueden ser:

  • Pulsaciones fuertes en las venas del cuello.
  • Fatiga, cansancio, debilidad.
  • Hinchazón generalizada (edema).
  • Hinchazón del abdomen (ascitis).
  • Hinchazón de los pies y de los tobillos (edema).

¿Cómo se llega al diagnóstico de la insuficiencia tricuspídea?

Como ya se ha mencionado en la introducción de este capítulo, la ecocardiografía cardíaca es la prueba fundamental para diagnosticar las enfermedades valvulares.


¿Cómo se trata la insuficiencia tricuspídea?

La hinchazón se puede tratar con medicamentos que ayudan a eliminar líquidos del cuerpo (diuréticos).

Es posible que algunas personas se tengan que someter a una cirugía de reparación o reemplazo de la válvula tricúspide. Normalmente, si la única válvula que está afectada es la tricúspide, la intervención suele diferirse, porque los síntomas suelen responder al tratamiento farmacológico. La cirugía generalmente se realiza si existen otras válvulas afectadas que justifiquen asumir el riesgo de la intervención quirúrgica. En la mayoría de los casos, se intenta reparar la válvula en lugar de sustituir ésta por una prótesis.


Estenosis valvular pulmonar

Esta válvula separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar.

La estenosis, o estrechamiento, ocurre cuando la válvula no se puede abrir lo suficiente y, como resultado, hay menos flujo de sangre a los pulmones. La estenosis de la válvula pulmonar es un trastorno poco común.


¿Cuáles son las causas de la estenosis de la válvula pulmonar?

La  estenosis pulmonar habitualmente es congénita, es decir, está presente al nacimiento. La causa se desconoce, pero es posible que intervengan los genes. El defecto puede presentarse aisladamente, o asociado a otras anomalías cardíacas.


¿Qué síntomas produce la estenosis valvular pulmonar?

Muchos casos de estenosis de la válvula pulmonar son leves y no causan síntomas. El problema casi siempre se descubre en recién nacidos cuando se ausculta un soplo durante un examen de rutina del corazón.


¿Cómo se trata la estenosis pulmonar?

Para el tratamiento de la estenosis pulmonar se procede a la dilatación de la válvula pulmonar con globo, mediante un proceso que se denomina valvuloplastia. Así, se introduce el globo  hasta el corazón por medio de un tubo fino (catéter), a través de una arteria de la ingle. El globo se introduce plegado y al llegar a la zona de la válvula se expande y dilata la válvula. Es un procedimiento que se puede emplear en aquellos casos en que la estenosis valvular pulmonar se presenta sin otras malformaciones cardíacas asociadas.


Insuficiencia valvular pulmonar

Esta válvula separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar.

La insuficiencia ocurre cuando la válvula no se cierra de manera correcta, y la sangre refluye al ventrículo derecho durante la relajación del corazón derecho. Generalmente es ligera y no produce síntomas. Si es severa, suele acompañarse de otras malformaciones cardíacas en el nacimiento (cardiopatía congénita) o bien ser una secuela de una intervención quirúrgica cardíaca en la infancia (Tetralogía de Fallot).


Autora

  • Dra. Miriam Piñeiro Portela.

Cardióloga. Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol.


Consulta las enfermedades de las válvulas cardíacas

Estenosis aórtica

Insuficiencia aórtica

Estenosis mitral

Insuficiencia mitral

Enfermedades de la válvula tricúspide y la válvula pulmonar

Endocarditis bacteriana

DESCARGA ENFERMEDADES DE LAS VÁLVULAS TRICÚSPIDE Y PULMONAR.pdf

 

 

Puedes valorar este artículo y dejar un comentario,